Feb 26, 2007

Brasilero = brasileño

En una nota titulada En auto, con zapatillas de punta publicada en La Nación de Buenos Aires (26 de febrero de 2007), Lucila Castro elucida la cuestión de si brasilero es un gentilicio aceptable.

"Gentilicios

Escribe [el lector] G. Matías Benedit:

"En el «Diálogo» del 19 de febrero [titulado De santos, lugares y nombres], usted hace referencia a las distintas formas de referirse a las personas que habitan en un determinado lugar. Uno de los ejemplos de gentilicios citados es el de brasileño o brasilero . Si bien es cierto que la Real Academia Española acepta tanto una como la otra palabra, siempre sentí que la segunda, es decir, brasilero , era una deformación originada en el término portugués brasileiro . De hecho, la terminación -ero suele verse en relación con actividades y no con lugares ( arquero , carpintero , zapatero ) y eso se nota en particular al referirnos a la gente de la ciudad de Buenos Aires: porteños , en contraposición a porteros . Por eso creo que el caso de brasilero , si bien sirve para ilustrar el punto que usted señala, tiene sus complicaciones."

El ejemplo ilustraba cómo a un topónimo pueden corresponder varios gentilicios. Podría haber dado otros ejemplos, pues hay muchísimos, pero elegí ese con toda intención pues me consta que a mucha gente le han inculcado erróneamente que brasilero es incorrecto.

El gentilicio brasilero nació como americanismo y evidentemente está influido por el portugués brasileiro , si es que no proviene de él. Pero esto no tiene nada de particular, dado que al sufijo portugués -eiro corresponde normalmente el español -ero . El rechazo de mucha gente se debió a que la Academia, en otro tiempo muy reacia a recoger americanismos, tardó en incorporar brasilero a sus diccionarios. La gente lo decía, pero decía que no había que decirlo. La Academia lo registró como americanismo en el Diccionario manual de 1927, pero con una advertencia: "Dígase brasileño ". Y, pese a que en el Histórico de 1936 lo había ilustrado con varias citas de grandes escritores americanos, en el Manual de 1950 repitió la advertencia de 1927. En el Diccionario usual (el oficial) de 1956, brasilero no figura y en la edición de 1970 aparece, agregado a último momento, en el "Suplemento", esta vez sin indicación de área. Desde entonces, está en todas las ediciones, como voz de léxico general.

El hecho de que el sufijo -ero tenga también otros significados no obsta para que pueda ser usado en la formación de gentilicios. Es cierto que no hay muchos gentilicios en -ero (generalmente corresponden a topónimos americanos), pero brasilero no es el único. A los mencionados la semana pasada, malvinero y santiaguero (de Santiago de Cuba y otras ciudades americanas llamadas Santiago), podemos agregar misionero , habanero y sanjuanero (de San Juan de Puerto Rico).

El hecho de que los naturales de Buenos Aires sean porteños y no porteros tampoco significa nada. Ya hemos dicho que no hay regla que determine de antemano qué sufijo debe aplicarse para formar un gentilicio. Se dice porteño porque se dice porteño (siempre es así en materia de lengua), pero podría haberse dicho portero , si el uso lo hubiera impuesto, a pesar de que portero tiene además otros significados. Un misionero es un nativo de Misiones (de la provincia argentina y del departamento paraguayo), pero también es una persona que predica en una misión."

3 comments:

El Doctor Hache said...

También existe, tradicionalmente, "perulero" con acepción no sólo del indiano que vuelve a España tras haberse enriquecido allí, sino del propio natural del Perú.

ramona said...

que fortuna la mia haber encontrado tan buena explicación!!!siempre que escuché decir: brasilero, pensaba..que bestia! hasta que un día me sembró la duda.

Pablo Cieslik said...

Interesante, yo soy de Iguazú y estoy en la frontera con Brasil, aquí la norma es brasilero antes que brasileño de modo que el gentilicio brasilero se encuentra normalmente en todos los medios de comunicación de la región. Un abrazo.